Claims persuasivos para no pasar hambre

Imaginemos que cae la economía, ya nadie invierte en tecnología y mucho menos, en páginas web. Nos quedamos todos en paro y acabamos mendigando por las calles. Nuestro cartel, con el típico claim: ?No tengo casa. Una ayuda, por favor?, no nos da muy buenos resultados.

¿Tú que harías?

Patrick Renvoisé y Christophe Morin, en su libro Neuro-márketing. El nervio de la venta, afirman que la mejor manera para convencer a las personas es dirigiendo nuestro mensaje a su cerebro primitivo.

Sabemos que tomamos decisiones emocionalmente y luego las justificamos por la vía racional. En realidad, el lugar dónde se toman las decisiones finales es el cerebro primitivo. Por tanto, si conocemos con más detalle nuestro cerebro primitivo, encontraremos el atajo para llegar al centro de la toma de decisión.

¿Y cómo es el cerebro primitivo?

  • Centrado en sí mismo: busca aquello que le interesa y se preocupa poco o nada de aquello que no le produce un beneficio personal.
  • Sensible al contraste: el clásico principio del menos es más pero llevado a la dualidad. Ante dos propuestas antagónicas ? blanco versus negro, antes versus después ? nuestro cerebro primitivo se sentirá más seguro, y por tanto, tomará una decisión con mayor rapidez.
  • Necesita información tangible: se siente cómodo con aquello que le resulta familiar y aprecia los conceptos simples y las ideas concretas.
  • Recuerda el principio y el final de las cosas: tiene una corta capacidad de atención que lo llevarán a recordar el principio y el final de nuestro discurso.
  • Visual: la información visual llega con mayor rapidez al cerebro y resulta más clara de recordar.
  • Emocional: las emociones crean los enlaces químicos en el cerebro que afectan a la forma en la que procesamos y guardamos la información. ¿Recuerdas lo que hiciste el día 11 de septiembre del 2001? Seguramente. Pero es poco probable que recuerdes lo que hiciste un día antes o un día después de la caída de las Torres Gemelas.

La solución

Los autores identifican claramente el error de nuestro antiguo claim: débil y no único. Busquemos un nuevo claim en el que dirijamos nuestro mensaje al receptor y consigamos implicarlo emocionalmente. En una prueba espontánea aplicando un nuevo claim, consiguieron que el mendigo ganara 60 dólares en dos horas frente a los de 4 a 20 dólares que conseguía con el viejo.

El nuevo claim, dirigía una clara pregunta al cerebro primitivo: ?¿Y si usted pasara hambre??.

Por si te perdiste estos imprescindibles

Comentarios