La Internet hecha ?push?

Este pasado martes pude expresar una opinión que me tiene bastante obsesionado últimamente en un seminario que organizaba Diario Financiero en Santiago de Chile sobre fidelización online y no es otra que la necesidad de replantear nuestras presencias online para que sean ellas las que tiene interiorizados diferentes automatismos por los que ? siempre con el permiso del cliente ? es la web la que vía RSS o correo electrónico la que se dirige al usuario en lugar de esperar que sea el usuario nos visite.

Se entenderá perfectamente si nos atenemos a 3 ejemplos muy concretos:

          Cuando una compañía aérea nos envía automáticamente un correo electrónico el mismo día que volamos con informaciones de última hora y advertencias a la hora de volar.

          Cuando un banco nos envía automáticamente un correo electrónico o SMS cada vez que nos ingresan nuestra nómina.

          Cuando nuestra compañía aseguradora nos envía un correo electrónico pocas semanas antes de que debamos renovar nuestra póliza.


Hasta la fecha, hemos pensando demasiado en términos de página web y poco en el encaje inteligente y automatizado que debe tener el correo electrónico ? y nuestro explícito permiso ? para desarrollar una relación más cercanas con nuestros usuarios.

Y, ¿qué tiene que ver todo esto con la persuabilidad? Mucho, si nos atenemos a que debemos por un lado captar los datos de nuestros clientes pero por otro pedir su permiso para dirigirnos con mensajes relevantes e inteligentes. Ya basta de newsletter con informaciones que el usuario no quiere leer con periodicidad establecida y ofertas que no siempre generan el interés nos gustaría.

7 consejos al respecto que desarrollo en la presentación que realicé y que aquí podéis ver.

 

1.       Pon toda la energía de tu web en conseguir mi permiso para iniciar una relación contigo (como la gran mayoría de candidatos presidenciales ? en concreto la web de John Edwards – que entienden cuan importante es conseguir un correo electrónico para desarrollar un plan de contactos).

2.       Invítame en todo momento como hace como cierre Campaign Monitor en el cierre de todas y cada una de las páginas de su web y hazme creer que serán segundos y empieza por lo que importa el correo electrónico.

3.       Sé persuasivo. Vende en todo el proceso.

4.       Hazte ?push? en el mismo registro, sugiriéndome alternativas de contenido y periodicidad para dirigirme a ti.

5.       Déjame claro que dejar de recibir correos será fácil e inmediato (menos de 1 minuto)

6.       Sugiéreme que ponga la dirección desde la que enviarás tus correos en mis contactos para evitar convertirte en correo no-deseado.

7.       Más allá del newsletter mensual o semanal y más allá de enviar simples ofertas, ponle inteligencia a tu web. Overstock te envia un correo con los productos que dejaste en tu carro de compra cuando no materializaste la compra y ya eras cliente de la tienda.

Por si te perdiste estos imprescindibles

Comentarios