Desde mis necesidades

Por activa y por pasiva se habla de la importancia de orientar cada vez nuestros discursos comerciales desde las necesidades de los clientes (y menos desde nosotros mismos o nuestros productos).

¿Quién quiere una hipoteca? ¿una broca? ¿o una web? Probablemente nadie. Los usuarios quieren comprarse una casa, colgar un cuadro o bien vender en internet. Nuestros productos o servicios van a ser aquello que les va a permitir satisfacer sus necesidades para conseguir su objetivo.

Pero, ¿cómo aplica ello a la red? Dicho de otra manera: ¿Cómo podemos estructurar en nuestra página web nuestra oferta desde las necesidades de nuestros clientes?

Aquí van 5 formas interesantes.

  1. Entendiendo contextos bien específicos en los que pueden encontrarse nuestros clientes. Un muy buen ejemplo de ello es Bank of America cuando nos contextualiza sus préstamos en función de situaciones en las que más de uno puede reconocerse.

  2. Atendiendo a los usos que vamos a hacer de los productos que queremos comprar. Target se sale cuando nos recomienda productos cuando debemos pedir perdón, dar las gracias o simplemente animarte a que te recuperes pronto si estás enfermo.

  3. Pensando en estilos de vida o segmentos muy concretos. Ejemplos muchos. Nos encanta el Washington Mutual que nos crear discursos distintos si somos solteros, somos parejas o somos familias con hijos. Estilos de vida bien distintos con necesidades financieras bien distintas.


  4. Hablando desde la personalidad de nuestros usuarios. Vodafone nos permite descubrir cuál es el móvil que mejor nos puede ir atendiendo a las características de la personalidad de sus usuarios.

  5. Atendiendo a las necesidades concretas del usuario. Simuladores como el de T-Mobile nos ayudan a saber en muy pocos clicks cual es el plan de telefonía móvil que mejor nos conviene desde nuestras necesidades y posibilidades.

Comentarios

0 comentarios

Compartir en:

Leave a Reply

Tu correo electrónico no aparecerá publicado. Los campos marcados con * son obligatorios.