12 maneras de hacer nuestra web más inteligente

Llevamos tiempo diciéndolo: hasta la fecha hemos conceptualizado, diseñado y desarrollado webs bastante tontas. Webs que nos ofrecen su misma cara cada vez que llegamos a ellas, webs que no nos reconocen y que no responden a nuestras expectativas personales, webs que no aprenden de sus errores y que no aplican de forma proactiva ningún tipo de inteligencia comercial para que volvamos a repetir nuestra visita y acabemos convirtiéndonos en sus clientes.

Nos encontramos ante una nueva etapa en la que las webs empezarán a pensar y tomar decisiones por nosotros. Y no es una opción. Empieza a ser una obligación. Ha llegado el momento de hacer webs inteligentes que proactivamente ejecuten acciones dentro y fuera de la web que atiendan al perfil de usuario que somos y cómo nos comportamos.

 

Aquí van 12 primeras ideas que nos hablan de que – más allá del testing multivariante – debemos empezar a plantearnos para hacer nuestras webs más inteligentes:

  1. Landing pages con textos dinámicos que utilizan las palabras claves de nuestras campañas o las búsquedas naturales de nuestros usuarios para contextualizar los mensajes. Los usuarios tendemos a dedicar mucho más tiempo en aquellas webs en las cuales aparecen las palabras clave por las cuales las hemos buscado. ¿Qué mejor que crear landing pages que hagan uso de las mismas de manera dinámica?
  2. Contextualización de nuestra información según los datos geográficos del usuario. Por reconocimiento de IP podemos saber el país, región, ciudad, latitud y longitud desde la que navega el usuario. ¿No debemos utilizar este recurso para adaptar nuestro discurso localmente.
  3. Proactividad comercial en nuestros buscadores internos. Los buscadores internos son cada vez más utilizados por nuestros impacientes usuarios. Nuestra capacidad para utilizar algoritmos que prioricen ? de manera dinámica – los resultados según las probabilidades de conversión que tengan debería ser para todos ya una obligación. Pero, además deberían permitirnos nuestros buscadores internos introducir promociones y campañas que nos permitieran maximizar nuestras posibilidades de cerrar un trato con nuestros clientes.
  4. Reglas de negocio en función de criterios concretos (momento del día o del mes, situación del cliente, páginas visitadas,…). La tecnología ya nos permite hacer una microsegmentación en la que nadie del mundo del marketing nunca hubiera ni soñado. ¿No deberíamos dar nuestros primeros pasitos probando primeras reglas de negocio con un desarrollo a medida para ver cómo nuestros usuarios reaccionan?
  5. Capas y niveles de contenidos distintos en función del tiempo de visita o las páginas visitas por nuestros usuarios. El comportamiento mismo del usuario nos permite condicionar los contenidos que mostramos y cómo debemos mostrarlos. Atender diferentes arquetipos de usuarios con necesidades de información distintos en función de su comportamiento nos parece algo que puede tener mucho sentido.
  6. Creación de precios dinámicos en función de los niveles de venta, los ratios de conversión o las promociones que estemos desarrollando. Existen ya soluciones que nos permiten condicionar nuestros precios en función de múltiples variables que tienen que ver con la misma web y que, por tanto, son susceptibles de automatizar.
  7. Customización de mensajes en función del comportamiento actual o histórico de nuestros usuarios. El behavioral targeting se está aplicando en redes publicitarias con muy buenos resultados y en muy poco tiempo será nuestro pan de cada día ya que las posibilidades de customizar mensajes en función de criterios de comportamiento son infinitas (al mismo tiempo que sumamente efectivas). ¿Qué sentido tiene que vea un mensaje o destacado a la que sistemáticamente no presto atención alguno?
  8. Ofertas de última hora para aquellos usuarios que estén abandonando nuestro site. Puede sonar un tanto agresivo, pero en determinados casos sumamente efectivo para darnos una última oportunidad para enganchar con el usuario que no está abandonando.
  9. Envíos automatizados de mails según comportamiento en el site (p.e. abandono del site con producto en el carrito de compra). Hasta la fecha, hemos pensando demasiado en términos de página web y poco en el encaje inteligente y automatizado que debe tener el correo electrónico para desarrollar una relación más cercanas con nuestros usuarios. No nos referimos al tipíco newsletter con informaciones que el usuario no quiere leer con periodicidad establecida y ofertas que no siempre generan el interés que nos gustaría. Nos referimos a ponerle inteligencia push en determinados momentos: por ejemplo, enviando un recordatorio o promoción cuando nos hemos materializado una compra a pesar de haber introducido productos en nuestro carrito de la compra o cuando hemos realizado una búsqueda (de un vuelo o de un producto) y no hemos acabado realizando la compra y pasados unos días tenemos mejores condiciones o producto que al usuario podrían interesarle. Push pero siempre con sutileza y relevancia.
  10. Personalización y configuración a medida de nuestros productos deseados. La creación de propuestas dinámicas (venta cruzada, condiciones especiales,?) en función de la personalización que el usuario esté realizando de nuestro producto puede también tener mucho sentido.
  11. Relleno de campos automatizados para clientes reincidentes. La simplificación de pasos o trabajo parece ya de obligado cumplimiento para evitar abandonos por el camino. ¿Estamos seguros de que no podemos facilitarle la vida más a nuestros usuarios? ¿Por qué cada vez que entro en las mismas compañías aéreas me piden mi ciudad de origen?
  12. Activación de chats proactivos en determinados momentos. La integración de una atención personalizada de manera proactiva cuando todo apunta que el usuario se ha quedado atascado podría ser sumamente rentable en determinadas páginas de nuestra presencia online. ¿Lo hemos analizado con la debida atención?

 

Por si te perdiste estos imprescindibles

Comentarios