Vender algo cuando no se entiende

Tienes un servicio increíble.

Increíble porque tus clientes te lo han dicho.
Increíble porque comparándolo con lo que la competencia está ofreciendo es sumamente superior.

Pero tu mercado potencial no lo entiende. Reconócelo. Tu madre tampoco.
Y aun te preguntas porque tu web no convierte.

No te preocupes. No estás solo. Son muchas las iniciativas que el principal obstáculo que tienen para convertir se centra en la dificultad que tiene el potencial usuario o cliente de entender exactamente el servicio o el valor que se le está ofreciendo.  Solo hay que visitar alguna de las webs de la infinidad de aplicaciones o herramientas online que aparecen día a día o alguna web de sites de servicios innovadores o disruptivos extremadamente tecnológicos.

Algunos consejos que pueden serte útil:

  1. No me hables con palabrejas o nomenclaturas que no haya oído en mi vida. No insistas. Suenan muy ?cool?. Pero me harán sentir más bien tonto que otra cosa.
  2. No intentes explicarme de primera en qué consiste tecnológicamente tu producto o tu servicio. De verás, no me interesa. Primero, preocúpate de explicarme qué obtendré con él. Háblame de beneficios. Explicame como será mi vida una vez haya contratado tu servicio.
  3. Ayúdame a reconocerme y a entender qué lo que estás ofreciendo es para mi contándome qué tipo de empresas o personas ya lo han comprado.
  4. Argumenta tu servicio haciéndome recordar cuál es el problema que resuelve tu solución y que probablemente ?sufra en carne propia?. Regocíjate en mi dolor ?pain? para explicarme el valor de tu solución.
  5. Sólo cuando creas que lo has conseguido, empiézame a explicar ?qué hay detrás? y qué lo hace posible tecnológicamente hablando. Pero, explícamelo brevemente. Sin muchos detalles y dándome la opción de profundizar ? si quiero ? mucho más.
  6. En el proceso sé todo lo visual que puedas. Un vídeo, una demo o un tutorial podrán ser de gran ayuda.
  7. Dime cosas que me harán pensar que no seré  tu ?conejillo de indias? o que tu empresa seguirá viva de aquí a 6 meses. Háblame de clientes, dime desde cuándo estás en el mercado, quien te avala o porqué debo creerte.
  8. Atiende que no todos buscamos la misma información. Hay quienes están más preocupados en cuánto cuesta, otros en cómo funciona, otros del valor real de tu solución. Entiende cómo rápidamente darás respuesta o rutas en tu navegación a cada tipología de posible cliente.
  9. Menos es más. Plantea una web sumamente sencilla, con muy poco texto, letras muy grandes, muchos bullets, con una iconografía claramente reveladora. Consigue crear en mi la sensación de que todo en tu empresa es terriblemente sencillo.
  10. Dedica mucha energía en tu site en una potente sección de ayuda y soporte donde haya unas más que bien estructuradas preguntas frecuentes, papers o informes que profundicen temas relacionados con tu servicios, guías o tutoriales.

Comentarios

0 comentarios

Compartir en:

Leave a Reply

Tu correo electrónico no aparecerá publicado. Los campos marcados con * son obligatorios.