El fCommerce y cómo puede cambiar la manera en que compramos (2ª parte)

Hace unos días escribíamos sobre como el fCommerce podía cambiar la manera en que compramos y terminábamos con la cuestión de si el fCommerce arrasaría en un futuro o pasaría sin pena ni gloria.

Para dar una posible respuesta a esta pregunta debemos mirar atentamente el siguiente gráfico y entender qué se esconde detrás de cada concepto.

Empecemos hablando de las opciones que tenemos dentro de la misma Facebook.com:

En primer lugar, podemos crear una tienda en ella (fStore) como si de una tienda online se tratara, donde mostrar nuestro catálogo de productos y proporcionar íntegramente todo el proceso de checkout. Existen tres modalidades:

  • Puros escaparates donde enseñamos nuestro catálogo de producto, pero enlazamos la información de cada uno a la página de producto de nuestra tienda. Bulgari es un buen ejemplo. Son múltiples las soluciones, como ShopTab, SortPrice o BigCommerce, que nos proporcionan herramientas bien sencillas para crear fácilmente nuestro primer escaparate en Facebook.
  • Tiendas completas que nos permiten ir un paso más allá y recrear toda la experiencia de compra y pago sin salir de la red. Buenos ejemplos son ASOS, JCPenney o Delta Airlines. Algunos de los proveedores más conocidos son Usablenet, 8th Bridge, Milyoni o Fluid.
  • Fan Stores o tiendas para seguidores que reproducen las tiendas completas, pero que ofrecen promociones o productos exclusivos o limitados a un número de primeros compradores o fans. Soluciones como Moontoast o Payvment pertenecerían a esta categoría.

En segundo lugar, con Facebook Credits se facilita que los usuarios realicen pagos de manera simple y segura. Hasta la fecha, solo se pueden usar dentro de Facebook con pro- ductos digitales como juegos online o películas. Los usuarios pueden comprar Facebook Credits usando su tarjeta de crédito o Paypal, o comprando tarjetas regalo en puntos de venta presenciales, aunque algunas marcas ofrecen promociones que permiten obtenerlo. Cada crédito vale aproximadamente 0,10 centavos de dólar y Facebook se queda el 30% de las compras que se pagan con esta moneda que la red se ha propuesto que tenga un papel cada vez más protagonista en nuestras vidas.

En 2011 esta red obtuvo unos ingresos de 470 millones de dólares gracias a Facebook Credit, con un crecimiento anual del 350%. Esta cifra aumentará a medida que la compañía popularice esta moneda virtual. Y si bien actualmente todavía se centra en la compra de productos digitales, su recorrido es increíble para facilitar el acceso a servicios premium.

Incluso podría convertirse en una moneda global si Facebook da los pasos acertados en los próximos años. No olvidemos que solo un porcentaje muy pequeño de la industria del entretenimiento ha empezado a ofrecer sus contenidos a través de esta red. En los próximos años, su adopción como canal de distribución de contenidos audiovisuales no hará más que crecer.

Sus ventajas son múltiples porque simplifican el proceso de compra: permiten a la industria de juegos y del entretenimiento contar con una plataforma de pago global (disponible en 47 monedas), segura y reconocible por el usuario.

Marcas de todo tipo están empezando a ver en los Facebook Credits un buen motivo para incentivar a los usuarios a realizar una compra, un registro a un newsletter o simplemente una aportación de contenido en forma de recomendación. Su componente social lo convierte en un recurso con mucho recorrido entre anunciantes y marcas.

En tercer lugar, podemos ofrecer, o mejor dicho, hablar de Facebook Deals, el servicio que la firma lanzó para acercar a sus usuarios a los millones de negocios locales que tienen presencia en esta red y que debía competir con Groupon o Livingsocial. El servicio, tras solo cuatro meses de estar operativo, fue descontinuado, pero demuestra el interés de Facebook por encontrar fórmulas que incentiven la compra de productos y servicios para poder monetizar.

La sombra ya alargada de Facebook se extiende más allá de Facebook.com. Y ello se debe a tres grandes mundos:

El primero es Facebook Open Graph, probablemente la mejor idea que la compañía ha tenido para convertirse en omnipresente en la red. Y vaya si lo está consiguiendo. Con el Open Graph, miles y miles de sites “se connectan a Facebook” a través de alguno de sus múltiples plug-ins. Estos facilitan al usuario registrarse con su ID de Facebook o que comparta o recomiende un producto en su muro desde el site en cuestión.

Los plug-ins disponibles por Facebook son:

  • Botón “me gusta’ o like: los usuarios comparten una página desde el mismo site a su perfil en Facebook.
  • Botón “enviar” o send: comparten una página desde el mismo site a un número limitado de personas.
  • Feed de actividades o activity feed: permite mostrar las últimas actividades realizadas por los contactos en Facebook en el site.
  • Recomendaciones: se pueden personalizar recomendaciones y sugerencias en función de diferentes parámetros, como las preferencias de sus amigos.
  • Caja “me gusta” o like box: permite hacerse seguidor de una marca desde su site, al mismo tiempo que mostrar las últimas actividades de la página o la lista de per- sonas a las que les gusta.
  • Registro: los usuarios se dan de alta fácilmente con el ID de Facebook.
  • Botón de log-in: facilita a los usuarios “lo- guearse” con su ID de Facebook.
  • Facepile: muestra las caras de los fans.
  • Comentarios: los usuarios los realizan en el site con su ID de Facebook.
  • Live Stream: los usuarios comparten cualquier actividad o comentario en tiempo real como si de un chat se tratara.

La inclusión de plug-ins es bien sencilla y no requiere demasiados conocimientos técnicos para integrarlos en una página. Pero, más allá de los que nos ofrece Facebook, podemos crear todo tipo de funcionalidades que, si se usa Facebook Connect, maximizan la experiencia social de nuestro site.

Para ello, con Facebook podemos acceder —si es que nos conectamos con Facebook Connect y damos los permisos adecuados— a todo tipo de información sobre nuestros usuarios y la podemos usar para enriquecer sobremanera nuestra propuesta de valor.

Ejemplos sumamente interesantes los vemos en sitios como TripAdvisor.com que, con Facebook Connect, te permite personalizar el sitio con recomendaciones de tus amigos en Facebook; Levi’s, en el que ves qué modelos son los preferidos por tus amigos; o Ticketmaster, en el que sabes qué amigos tuyos asisten a un concierto o dónde se estarán sentando.

El segundo es Check-in Deals. Facebook también facilita crear fácilmente las ofertas, descuentos o promociones que verán aquellos usuarios que se conecten a Facebook Places desde el móvil. Reciben el nombre de Check-in Deals y todo tipo de empresas los usa. Gap, por ejemplo, regaló 10.000 pares de tejanos a los primeros 10.000 usuarios que hicieran check-in en sus tiendas.

Pero Facebook va más allá: podemos integrar su red social en nuestra tienda o punto de venta físico, lo que nos permite ofrecer a los clientes una experiencia social mientras compran en nuestras tiendas: Facebook in- Store Retail. En Macy’s, con su Magic Fitting Rooms, compartimos en Facebook aquellas ropas que nos estamos probando a través de un espejo con cámara incluida.

Encontramos a Facebook en los puntos de venta en forma de botones físicos en panta- llas, displays y cartelería variada, lo que hace que compartamos con nuestra red de amigos nuestra preferencia por esa tienda como si de un “me gusta” se tratara. Un estadio superior al “me gusta” presencial consiste en compartir las compras realizadas a nuestra red de amigos con aplicaciones como Swipely, con las que vinculamos las compras con tarjeta de crédito y las compartimos desde el punto de venta a cambio de puntos o descuentos.

Aún son muchos los escépticos con las posibilidades de Facebook en términos de comercio electrónico. Obviamente, disponer de una tienda en esta red tiene un recorrido bien limitado, pero su presencia en la creación de experiencias de compra en la red y fuera de ella con el uso del móvil cada vez serán más notables. Así que no le perdamos mucho la pista.

Comentarios

0 comentarios

Compartir en:

Leave a Reply

Tu correo electrónico no aparecerá publicado. Los campos marcados con * son obligatorios.