El futuro del Social Commerce

La venta en Internet se encuentra de nuevo allí donde estaba antes de que apareciera Amazon y todo apunta que viviremos innovaciones tecnológicas que nos harán sonreír de aquí a unos años al recordar cómo comprábamos y tomábamos decisiones de compra antes que el ‘social context’ y el ‘social commerce’ invadieran cualquier rincón de la red.

Aunque si somos sinceros, se trata sólo de una intuición y descifrar el futuro del social commerce se nos antoja complejo pues estamos en aquel momento en que las piezas no han hecho más que empezar a encajar. No obstante y a riesgo de equivocarnos, nos hemos propuesto apuntar en nuestro libro “Cómo convertir un “Me gusta” en una compra” (a la venta a partir del 23 de octubre) 7 grandes temas que harán que nuestras compras sean más sociales que nunca en los próximos años y acercarán a todo tipo de empresas y negocios a plantear su presencia digital en términos claramente más sociales donde construir negocios alrededor de las personas será más vital que nunca.

1. Mucho más ‘sharing’

Compartir va a estar mucho más presente en nuestras vidas y cada día aparecerán nuevas aplicaciones y funcionalidades que nos permitirán compartir contenidos con mayor facilidad y a su vez de manera mucho más relevante. Compartiremos como forma de iniciar un diálogo con nuestros amigos a través de una recomendación concreta pero a su vez, recomendaremos también para que cuando nuestros amigos necesiten de una sugerencia o recomendación nuestra puedan encontrarla fácilmente. Las recomendaciones serán relevantes y llegarán en el momento y la forma justa, ayudándonos a tomar las mejores decisiones en función de las recomendaciones de nuestros amigos. Por otro lado, el ‘frictionless sharing’ sólo va a ir en aumento.

2. Nuestro ‘interest graph’, mucho más al alcance de todos

Aparecerán soluciones que nos permitirán integrar nuestros accesos sociales y permisos en un único punto de tal manera que nuestro diálogo con todo tipo de aplicaciones y sites será mucho más llevadero, pudiendo compartir la información de nuestros perfiles sociales a nuestra discreción de una manera mucho más fácil e intuitiva. Ello ayudará a que aparezcan sistemas que nos permitan identificar los expertos en determinados temas en nuestro círculo de conocidos, aplicando criterios de ponderación basados en ‘interest graphs’ para determinar el prestigio de nuestras identidades sociales en determinados temas o categorías de producto.

Calcular el ROI de los seguidores que nos recomiendan con mayores resultados será una realidad y podremos premiar a los seguidores que nos ayudan a conseguir mayores ventas. Identificarlos, darles un trato especial e incentivarles será factible.

3. Nuevas monedas sociales y formas de pago

La popularización de los Facebook Credits se consolidará en los próximos años, especialmente cuando las empresas del mundo del entretenimiento y el audiovisual comiencen a comercializar sus contenidos y productos en Facebook de una manera más intensa.

No obstante, el salto cuántico se dará en el momento en que Facebook se decida a usar Facebook Credits para la compra – en su site – de productos físicos de cualquier índole, eliminando así la enorme barrera que sigue siendo introducir datos tan sensibles como los datos de pago en una plataforma como una red social.

4. Multicanalidad social bien entendida

Nuestro website dejará de ser el centro neurálgico de nuestra estrategia digital para llevarnos a una estrategia multicanal completa en la que acompañamos al usuario en todo el ciclo de decisión de compra, en la compra en sí y la post-compra por los diferentes canales o redes sociales que haga uso el usuario.

La gestión de nuestra presencia en las principales redes sociales será mucho más llevadera y fácil de dinamizar. Tanto a lo que se refiere a la gestión de nuestra reputación y comunicación con usuarios y clientes como a la gestión de nuestra estrategia de promociones, precios y productos. Aparecerán soluciones que nos permitan interoperar en múltiples canales y redes sociales sin la necesidad de duplicar el trabajo de la gestión de nuestros productos, ofertas o comunicaciones.

5. Nuestros CRM serán también sociales

Las soluciones de Customer Relationship Management (CRM) experimentarán una transformación significativa al empezar a reconocer el diálogo y las conversaciones de usuarios en las redes sociales y el concepto de Social CRM empezará a coger forma y protagonismo en la generación de leads y venta cruzada.

Cada vez más, todo tipo de empresas utilizan plataformas como Facebook para relacionarse con sus clientes en detrimento del mismo correo electrónico que a pesar de su todavía considerable efectividad, presenta cierta saturación y agotamiento por parte de los usuarios.

Dejaremos atrás las tinieblas en analítica social. En los departamentos de marketing tendrán claridad absoluta sobre los resultados que están obteniendo de sus iniciativas sociales. Habrá mayor claridad en la definición de objetivos estratégicos en medios sociales y podremos hablar de ROI con mayor contundencia.

6. Nuestra privacidad social, nuestra próxima preocupación

El mundo será más transparente y lo qué hacemos, compartimos y recomendamos también. Ante tanta viralización y tanta exposición pública, los usuarios empezarán a preocuparse por su privacidad social. En un informe publicado recientemente por Comscore se afirmaba que unos 13 millones usuarios de Facebook no tenían conocimiento de que existían políticas de privacidad. Esto irá cambiando progresivamente mientras que cada vez sea más fácil compartir todo tipo de contenidos de forma automática sin casi darnos cuenta. Nos volveremos auténticos expertos sobre políticas de privacidad y seguridad y controlaremos la letra pequeña, nos volveremos usuarios mucho más sofisticados y exigentes.

7. Experiencias ‘sociales’ en el mundo real y la irrupción de los smartphones

Integraremos nuestras experiencias de compra en el mundo real con las conversaciones que tenemos en la red y en las redes sociales. Veremos cada vez más cosas tan alucinantes como las nuevas máquinas de vending de Pepsi que nos permitirán invitar a un amigo a una bebida aunque esté a kilómetros de distancia, o cosas tan entretenidas como los probadores sociales de Diesel en los que podemos compartir en redes sociales aquellas prendas que más nos gustan.

Repensaremos las experiencias de compra que ofrecemos pensando desde las personas y sobre cómo crear una experiencia más divertida y social. Y el móvil jugará un papel primordial en todo ello. Compartiremos mucho más aquello que nos gusta o compramos en el mundo real gracias a nuestros smartphones.

Pero, con la misma contundencia cómo nos atrevemos a afirmar que el móvil, reinventará – si es que ya no lo ha hecho – nuestras vidas pero sobre todo cómo tomamos decisiones (de compra especialmente) en nuestro día a día, estamos convencidos que las compras en Internet serán sociales o no serán. La internet de las personas será en poco tiempo una realidad y el comercio electrónico será más social y humano que nunca, fusionando sus tiendas online con su presencia en redes sociales para facilitar un mayor diálogo entre usuarios y clientes que maximice sus resultados y ventas.

Comentarios

0 comentarios

Compartir en:

Leave a Reply

Tu correo electrónico no aparecerá publicado. Los campos marcados con * son obligatorios.