Tablets vs. smartphones: usos y diferencias

La notable penetración que los tablets están teniendo entre cada vez un mayor número de consumidores y su papel cada vez más visible en el proceso de toma de decisiones de compra nos debería llevar a preguntarnos y reflexionar mucho más sobre cuál es el uso y comportamiento que los usuarios hacen desde este tipo de dispositivos. Dispositivos que si bien se encuadran en la categoría de dispositivos móviles, presentan diferencias muy significativas al consumo de internet y del mundo de las apps al que realizamos desde nuestros smartphones.

Tablets vs. Smartphones, ¿en qué se parecen y en qué diferencian?

Es obvio que en ambos dispositivos los usuarios realizan procesos de búsqueda que influyen en sus tomas de decisiones de compra, pero si en los tablets – al menos si nos atentemos a los datos y estudios que se publican – se aprecia también una mayor propensión a la compra en línea (con ratios de conversión muy similares a los que se obtienen en desktops (incluso en algunos casos mejores al tratarse por ahora de un segmento con un mayor poder adquisitivo)). En smartphones las probabilidades de compra online se reducen considerablemente – cerca de la mitad – por múltiples motivos. Entre ellos: tipo de búsquedas, tiempos de navegación, tamaño del dispositivo, experiencias del checkout y pago en el dispositivo,… aunque la opción de la posible llamada telefónica para buscar el cierre en determinadas categorías (seguros o turismo por ejemplo) puede tener mucho recorrido.

Y eso por ello que los tablets – a pesar de tener una menor penetración que los smartphones – confían representar este año el 50% de las compras online que se hagan desde dispositivos móviles (dispositivos que esperan representar el 15% de todas las compras online). De ahí que todos – pero sobre todo el mundo retail – no deberíamos tardar mucho en prestarle la debida atención a cómo la experiencia web se despliega en este tipo de dispositivos (incluso más que en mejorar y optimizar sus aplicaciones nativas). Cuando de comprar online se trata – ya sea en tablet o en smartphone – preferimos consumir sites que aplicaciones (algo que para otro tipo de actividades – redes sociales, juegos…- preferimos todo lo contrario).

Los tablets se asemejan mucho más a los desktops en cuanto al comportamiento del usuario se refiere (con un consumo de pageviews por visita similar a la que hacemos con el computador y sensiblemente superior a la que hacemos desde un smartphone (x4)), aunque su consumo es mucho más lúdico, mucho más concentrado en las tardes/noches y muchas veces como segunda pantalla (sí, cada vez usamos más nuestros tablets mientras miramos la televisión. Sólo nos faltaba esto :).

Por otro lado, los tiempos de navegación en smartphones son mucho más cortos (que en tablets) y en su gran mayoría se dan en lo que los angloparlantes llaman el ‘on the go’ (mientras que en tablets en su mayoría se dan en el comedor de casa). Así que de movibilidad en los tablets, la justa).

Si analizamos un poco el siguiente gráfico, nos daremos rápidamente que usamos los smartphones mucho más para ubicar una tienda y para consultar precios y promociones que para comprar (muchas veces desde el mismo punto de venta), pudiéndose concluir que usamos los smartphones en medio del proceso de compra, mientras que los tablets participan mucho más en el momento inicial de investigación y búsqueda de información y en el momento de materializar la compra.

Usos y comportamientos diferentes entre tablets y smartphones – respecto al desktop – nos obligará a pensar en experiencias cada vez más adaptadas a cada dispositivo en la medida que el protagonismo del desktop se diluya en favor de estos nuevos dispositivos.

Por si te perdiste estos imprescindibles

Comentarios